La percepción del color


El color es muy importante para el hombre. Nos solemos sentir cómodos cuando estamos rodeados de colores que nos resultan agradables y nos irritamos con los que nos resultan desagradables. Usamos códigos de colores como en los semáforos y nos identificamos con los colores de nuestras banderas.

El ojo y la percepción del color
ojo

El nervio óptico es el encargado de transmitir los impulsos eléctricos al cerebro. Cada ojo envía la señal al hemisferio opuesto del cerebro, es decir el ojo derecho envía los impulsos al hemisferio izquierdo y viceversa.

La córnea es una membrana transparente situada en la parte anterior del globo ocular que tiene un espesor medio de 1mm y ocupa aproximadamente la sexta parte de la circunferencia del ojo.

La retina es la membrana más interna del ojo y está formada por prolongaciones del nervio óptico. Se encuentra adosada a la coroides gracias la presión del humor vítreo que impide su desprendimiento. En la retina se encuentran las células fotosensibles, llamadas conos y bastones por su forma, que reaccionan de diferente forma según la longitud de onda de la radiación que les llegue. Esto se debe a que los conos poseen distintas sustancias sensibles a una longitud de onda determinada aunque, en menor medida, también reaccionan ante longitudes de onda próximas por encima y por debajo. Estas células fotosensibles transforman la luz en impulsos eléctricos que son interpretados por el cerebro.

El iris es el disco de color situado entre la córnea y el cristalino que forma la parte anterior de la coroides. Constituye el diafragma del ojo y su orificio circular central se llama pupila. La contracción del iris ajusta el diámetro de la pupila a la cantidad de luz ambiental para mejorar la capacidad visual. Las células pigmentadas del iris son las que le dan el color al ojo de forma que cuando hay poco pigmento el iris es azul mientras que cuando la concentración de pigmento es elevada, el iris es de color pardo.

El cristalino está constituido por fibras transparentes y forma una lente biconvexa que divide al ojo en dos cámaras: la anterior, llena de humor acuoso, y la posterior, donde se encuentra el humor vítreo. Estas fibras se están regenerando continuamente y su tamaño aumenta con la edad a la vez que pierde también elasticidad, perdiendo su poder para enfocar correctamente. El cristalino está unido a los músculos ciliares por un haz de fibras que se llama zónula.

La pupila es la abertura circular del ojo, situada en el centro del iris, a través de la cual pasa la luz. La pupila se contrae o se dilata para adaptarse a la cantidad de luz ambiental.

El humor vítreo es una masa gelatinosa, de dificil regeneración, que se encuentra entre la membrana hialoide y la retina.

La percepción del color implica que nos lleguen ondas luminosas a los ojos, donde se convierten en impulsos nerviosos que se envían al cerebro para que sean interpretados y nos produzcan la sensación del color.

Existen personas que tienen dificultades para diferenciar algunos colores debido a defectos en la retina o a alguna disfunción de los procesos nerviosos del ojo. Este defecto se conoce como daltonismo en referencia al químico inglés John Dalton, que lo padecía y fue el primero en describirlo.

Otra disfunción relacionada con la percepción del color es la acromatopsia, y las personas que la padecen ven en blanco y negro.

El color, por tanto, no sólo interesa a físicos y a químicos, sino que es estudiado también por fisiólogos, psicólogos, por los artistas, etc.

Atributos del color

ojo

El color es una sensación compleja, resultante de una serie de fenómenos percibidos simultáneamente.

Todos los colores o matices que percibimos tienen 3 atributos básicos:

Matiz: También conocido como "tono" o "croma", es el color en sí mismo, es el atributo que nos permite diferenciar a un color de otro, por lo cual podemos designar cuando un matiz es verde, violeta, o anaranjado.

Luminosidad: Este atributo se conoce tambén como "valor" o "claridad", es la intensidad lumínica de un color (claridad / oscuridad). Es la mayor o menor cercanía al blanco o al negro de un color determinado. A menudo damos el nombre de verde claro al verde cercano al blanco, o de verde oscuro cuando el verde se acerca al negro.

Saturación: Es el grado de pureza que tiene un color determinado respecto al gris. Se dice que un color tiene una saturación alta cuando supone que apreciamos el color en toda su pureza, vivo, limpio de interferencias. Estre atributo nos permite diferenciar entre colores vivos y apagados.

En términos físicos llamamos "luz" ( y, por lo tanto, color ) sólo a una pequeña parte de la gran cantidad de radiaciones electromagnéticas existentes.

Ya sabemos que la luz visible está formada por vibraciones electromagnéticas con longitudes de onda que van aproximadamente de 380 a 780 nanómetros (milmillonésimas de metro). Lo que conocemos como luz blanca es la suma de todas estas ondas cuando sus intensidades son semejantes.

Los seres humanos (y algunos animales) apreciamos una amplia gama de colores que, por lo general, se deben a la mezcla de luces de diferentes longitudes de onda. Se conoce como color puro al color de la luz con una única longitud de onda o una banda estrecha de ellas.

A principios del siglo XIX Thomas Young y Hermann von Helmholtz, elaboraron una hipótesis sobre la visión del color que, con algunas modificaciones, hoy es generalmente aceptada.

Algunas experiencias les llevaron a la conclusión de que cualquier color podía obtenerse mezclando en distintas proporciones tres colores puros del espectro solar con la condición de que dos de ellos estén situados en los extremos y el tercero en la parte intermedia de dicho espectro.

 

 


Actividad hoy:
actualidad y medios